jueves, 30 de noviembre de 2017

Aún quedan muchos Julios por vivir


Permíteme retarte
encara mi provocación
sé valiente en la medida en que lo es mi cobardía
y déjame nombrarte con desprecio
y pese a todo ello no te vayas

Que tu fiel compañero que amartilla mi ilusión
que tiene el placer de correr y pararse a su antojo deje de hacer su trabajo conmigo

Arrancaré mi grito más sordo,
apretaré los puños de mi voluntad
y la piel eriza la del enemigo que tan seguro se presenta ante mi en estas afrentas

Sentado en la silla, que cruje ... Quizás cansada de ser testigo invisible de tantas esperas.

Anhelo que está sea una de aquellas que llamo a júbilo a la sala.
que sea aquella de esas historias que miremos juntos en la sobremesa de una hoguera y nos hagamos fuertes con mirarnos sin hablarnos...

Que del pasado escriben los necios que moldean a su querer lo que quisieron ver...
Que del presente nadie se fija , todos lo ignoran...
Yo hoy te provoco... Esperanza para escribir el futuro , para resistirme al poder del miedo.

Esperanza,

Esperanza... suma de espera y fortaleza, a ella llamo cuando la espera no se va y mi fortaleza no llega.

Va por ti.... no te vayas... aún quedan muchos Julios en nuestro calendario .

martes, 11 de julio de 2017

Atardecer ... de Julio




De amarillo cebada se teñía el lomo del camino por donde andorreaba mi niño , ese que pedaleaba entre tirantes de algodón y bañador de colores azules y blancos , que tras miles de usos empapados de risas y diversión se tornaron de colores vivos a la la claridad de la transparencia que solo concede sin retorno ni miedos ni compromisos la esencia del ser … 

Ese ser que solo pedalea, que siente el aire en la piel algo que no percibe pero vive, esa sensación de pureza en el baile del pelo que se entrelaza en la vida de un sol que calienta y curte, sin saber quien lo siente que no es inmune al paso del tiempo , ese rayo que marca el minutero del tiempo que cual manecilla de reloj va sumando días que parecen años y que tras el paso de los solsticios avanza con cada latir del corazón que muta a la inversa la percepción del paso de ese bien inelástico que es el tiempo, hasta el punto que los años son diarios, las horas un fingido minuto hasta hacer de los segundos un bien despreciado que regalamos y soplamos al espacio como si de ello fueramos dueños… que ilusión !!!!


El aire de la cebada se fundía con el color de la uva, con el azote de acetate de  azufre al tomate para cuidarlo , para cuidarnos, para alimentarnos a la par que saborearnos… .entre capazos de melones heridos de arterias que abren su piel, prietos que adulzan la vista como profecía de lo que sentirán nuestras papilas… descabalgo de mi montura de dos ruedas con color pasión y montura dura, entrecortada y dolorosa ¿qué dolor se siente cuando no sabes que ahora es ayer y que vives el el futuro como el único momento? 


Abro el pestillo de esa puertecilla de madera, pintada y repintada pero pese a sus capas tan sincera como quien pensó en ella, a la par que el frescor de ese pequeña chapa crea cual ecosistema gastado y renovado un sentir que se impregna en la piel, en esos poros que aún no han despertado pero que… ofrecen tanto. 


Volando y volátil, raudo aparto la cortinilla que hace de aduana a la inmigración de moscas e insectos que portan su voluntad de entrar en el cobijo de la oscuridad y el frescor que cocina las entrañas de la casa… 


Un hola precipitado a quienes vagan veraniegos, invitados a una fiesta anhelada desde el cemento urbano, paso cual animal en celo del sol y de la vida que anuncia el candor, corro hacia la cocina… ¿estará él? No lo ví en su oficina, esa que no tiene cristales, ni vistas de película, esa que es anónima, esa que es sorda, viva y que jamás conocerán aquellos que andan derrotados entre el papel fingido de los que son personajes y olvidaron cuando fueron personas… 


Giro y abro esa puerta de una cocina , una de fogones de tildes manchegos , de despensa castellana de alma castiza , de aquellas que no miran a los lados , que miran de frente , que no se arrugan que son alma en el rostro y que su cara son esencia… que son los mismos que duermen y se despiertan, que si son culpables de algo es de ser libres en su mirada y reservados en sus ganas .


Y allí está… son su sombrero de paja, de marca … claro , de la marca de quienes dieron ese presente como si fueran el presente de quien lo coloca sobre si mismo, pero que ni los ojos recuerdan ni el corazón da un atisbo de capitalismo hacia el mismo. 


Cuando sonrojado y moreno a la par que endeble, gira sus ojos en armonía de un sonrisa que sabe a abrazos, que te arropa y que hace que cada gota de sudor hasta llegar allí sea digno de esfuerzo, y quieras fotografiar ese momento para que quede contigo, porque te sientes a salvo, te sientes en tu sitio.



Entonces como el pianista que lee la partitura no escrita, que hace de quien se autoinvita a esa mesa un piano a ser sonado , a hacer de esa tarde un concierto de emociones, inicia su especial concierto y hace que el momento sea eterno… que seas protagonista de un baile que no sabes que bailas, de ser verbo conjugado sin ser consciente de que ese artista te desordena sin enfado, pero con besos que no son dados sino lanzados desde el punto más interno de una sonrisa , de un pregunta … de un mostrar que tal vez no era cierto, pero era sugerido para despertar tu sin razón, esa que tan solo la improvisación de los sentimientos son los que hacen que sudes sin calor, que te hace sentir a flor de piel … que hacen del alma un desnudo sin apreciar que están haciendo de ti lo que serás, pese a que incluso tu yo más racional quieran hacerte maldito y ocultarte…hasta perdete quien eres tú mismo pese a tenerte delante.


Atardecer eterno, de vino pisado por los pies de las manos que sacian la boca que lo paladean …
Atardecer que nos hacen …
Atardecer que nos hicieron amanecer
Atardecer de amor de hacerte amante
Atardecer que hacen de la fuerza de la entrega de la solera de los años un licor aguardiente con la miel de la infancia.
Atardecer que construyen corazones


He saltado tantas veces a esa red que me esperaba sin condiciones, he sentido tanto amor en esos momentos que no hay orgasmo ni pasión ni entrega que pueda emularse… que el eco de tales atardeceres son más fuertes que el paso del tiempo.

La vida pasa por episodios de personas que son personajes , mientras todos somos un poco actores… sin embargo el atardecer que suena a despedida del día era para mi el amanecer lejos de la rendición de una despedida, ese atardecer a la que acudo para releer el guión que no haga echar de menos el compromiso de ser persona, dando pausa al personaje que se vende como escudo protector.


Atardecer inventado
Atardecer sumado
Atardecer de quien vivió tantos sin saber si sería el último en una guerra fraticida

Atardecer firmado de sonrisa y consejos por quien fue , es y será mi mayor gurú, mentor, patrocinador … aquel que cada día, sin estar hoy por el arrebato de la muerte, me mira al espejo cada mañana y me dice que me espera para compartir juntos siendo puros …. que me espera como no al atardecer, mientras me dice… ve guardo tu corazón pero no olvides no deshacer quien eres… 

Porque en la vida hay hombres, hombrecillos, monicacos y monicaquilllos … y ¿sabes una cosa?… tienes corazón de hombre… nos vemos al atardecer, para seguir viéndote crecer, quizás cuando gires la puerta de la cocina no me verás … pero estaré… estaré cada atardecer.

A mi abuelo Julio… eterno.

miércoles, 12 de abril de 2017

Cuando eres...


Te quiero por lo que has sido ,
por las muchas cosas que eres
y por las más que puedes llegar a ser.

Te quiero cuando me quieres sin que te quiera
Te quiero cuando quieres que te quiera

Te quiero cuando no eres ni el ni yo ni ella sino tú.

Te quiero cuando haces de ti tu mejor versión
Te quiero cuando avanzas , cuando abres más el frasco de ti sin mirar a los lados

Te quiero cuando sonríes limpia
Te quiero cuando eres amiga
Cuando eres complemento
Cuando eres única sin patrón ni modelo

Te quiero cuando vives la vida
Cuando haces de ella una fiesta
Cuando haces que sea fluida y divertida

Te quiero cuando eres sexy
Cuando eres mujer
Cuando eres débil
Cuando eres fuerte
Cuando eres apasionada
Cuando eres tierna

Y no sabiendo quererme a veces no se quererte
Y perdiéndome te pierdo
Y perdiéndote me pierdes

Y cuando nos encontramos ...somos uno
Y cuando nos liberamos , cuando no nos comparamos ... somos genuinos , únicos e invencibles.

Caricias



Caricias como velas que se izan cuando el viento ,
invisible inmaterial pero poderoso, aparece calladamente como invitado
que pretende pasar desapercibido.

El viento que es regalo no pedido pero encontrado...
Y al sentir el viento, las velas .... se despliegan y hasta su sonido es hermoso.
Majestuosas como lienzos que bordean el cielo q te llevan y transportan camino de tus sueños

Esas son caricias que acompañas cuando miras, 
podrás querer q sean tempestad pero son brisa.
Y no hay brisa sin delicadeza ni finura sin alma
Y no hay alma sin cariño
Que es antesala de lo bueno
Y esencia del amor

Amor de distintos tipos ...pero amor que da calor
Así que ... puedes seguir pensando q eres fría
Pero no hay mayor fuego que el del hielo en el cuerpo
Pero no hay mayor fuego que el del hielo en el cuerpo ...

De Querer...



De querer deje de ver que los puentes son el camino , que las posiciones son nómadas, que el éxito es perderse juntos, saber que nada es cierto o incierto, tan solo es.

De querer deje de entender la magia del ir y venir , borrachos de libertad, empapados de confianza , esa vieja experta conocedora , hábil, que ve la diferencia entre fidelidad y lealtad.

De querer deje de sentir el dolor de no tener nada claro , de la nostalgia, de la emoción del que me acompaña... y por querer querer ...deje de ser para poder estar.

De querer deje de ser para poder estar, mirando atrás y volver a empezar en cada despertar , para estar cerca de lo que soy que es lo que fui pero con un poco más de hoy.

De querer deje de soñar dentro para temblar menos , que los ruidos de los sueños de dos son distintos y solo el puente de la armonía los acompasa , los templa , los concreta.

De querer deje de llorar para no dañar , para dañarme
De querer deje de preguntar para no ahondar en versos que quiebran besos
De querer deje de querer y ....entonces te perdí, porque me perdí ... me perdí y no es que me alejará de ti ... sino de mi.

Entonces la soledad fue , volvió y se adueñó,
atrevida soledad .... su victoria fue efímera vitoreada en silencio,
pues tu querer sano mi ser
y mi ser volvió a ver y entender,
a sentir y soñar.

De querer , por querer, quise y querré.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Esperanza









Una vez sentí el crujir de la madera que pisaban mis pies, los tablones del querer de quien te confiesa amor natural se desvanecían y apurando el valor que dispara el miedo, me agarraba a las cuerdas de ese puente colgante sobre el que todos andamos q es la vida.

Pero colgado a la cuerda a la que te aferras te va quemando las manos hasta que el dolor presenta el  dejarse caer como un alivio. Y justo en ese momento oyes voces a lo lejos, casi un eco, que te dan un halo de fe, y vuelves a apretar tus ya ensangrentadas manos al hilo abrasivo.

Aparecen y desaparecen de tus oídos , pero quieres seguir regodeándote en el dulzor de esas voces cargadas de esperanza, y de repente se presentan en forma de personas , desconocidas pero que como espejos conectas al instante ....y entonces te sientes como en casa... un hogar que no quieres dejar y un brillar en los ojos, una sonrisa maléfica de intenso rubí que la convierte en sangre de vida.

Y el crujir de los tablones se olvida y el abismo desaparece y la mano tendida, quizás  no tan fuerte y casi igual de dependiente , se torna imprescindible y querida.

Gracias por ser esa voz, esa cara, esa sonrisa... esa mano unida y conectada que alimenta nuestras dos almas.

De mi para ti...mi amiga, esperanza.

viernes, 18 de noviembre de 2016

LUZ










Decían que el alma era invisible, oculta o misteriosa, algunos decían de ella que era inmortal, otros simplemente querían que no fuera real, y en esencia nadie supo definirla, ni ponerle un nombre ni mirarla a la cara.

Los poetas , los juglares de nuestra era digital ahora venden su arte como sus ancestros ni soñaban, hijo de ellos es quien escribió y canta con exagerada voz, como le echaba en cara su madre “No enciendas las luces que tengo desnudos el alma y el cuerpo”…

Y vivimos ocultando la luz… ocultos a la luz… cómodos o incomodos en nuestras cuevas, perfectamente diseñadas para no vivir, apoyados en muletas de falsas esperanzas o reales .. quien sabrá. Atrincheramos nuestra luz y la sellamos con excusas, aderezadas por un sin fin de porque no y marinadas con el reparo de ser juzgados.

Juzgar, es determinar como correcto o incorrecto el comportamiento de los demás… sin embargo para muchos de esos mismos que nos juzgan estamos demás en sus vidas…

Cerramos los ojos y de tanto cerrarlos nos cegamos no sin antes haber llorado por no ver… dejamos atrás de nuestras sombras el niño del que ni siquiera nos despedimos con un abrazo , un hasta siempre… él se queda llorando y nosotros….nosotros entramos en la cárcel de la cueva que hemos diseñado… porque es lo correcto, es lo natural , es lo sensato.

La luz no desaparece… somos nosotros los que decidimos que no nos toque, que no nos abrigue, que no nos marque las texturas, el brillo, hasta el polvo imperceptible que nos envuelve sensorialmente.

Entonces… viene el frío como algo que empieza por nuestros pies y nos congela la mente… y ya empezamos a morir un poco, pues quien nos deben hacer andar están helados y quien nos manda el rumbo esta cauterizado… pero ¿y el Alma? Ella está vívida de sentir, y se resiente, enloquecida por abrazar , besar , amar y hacerle amar a su yo más enérgico .. La Vida…y no hay vida sin luz, y no hay calor sin fuego, y no hay fuego que no brille.

Cuando ya entumecidos miramos a nuestro alrededor, vamos contando uno a uno a quien invitamos, nos invitaron, o nos autocomplacimos como conjunto para compartir cueva… y nos damos cuenta de que hay quien se regodea, que parece que hiberna… NO, dice tu Alma… comienza el baile , un lucha en el aire de lo cognitivo y lo volitivo…

A veces caen cada uno por su lado… mientras el otro sonríe, o duda de si fue demasiado duro, de sí trato mal a su pareja de camino… si abuso de su yo cognitivo hasta que el alma grito desesperado por su yo más volitivo … distantes , enemigos, polos opuestos que se alimentan de fuentes distintas, que se acuestan en la misma cama pero que tienen sueños distintos… Cognitivo y Volitivo…generan en el mundo del Derecho teorías de inocencia, culpabilidad o no culpable… ¿Baile vital? ¿Lucha sin fin? Mientras sufre el Alma al ver a sus hijos , sus gemelos, Cognitivo y Volitivo, como se pelean , se abrazan, se separan y se aman.

Y vino la luz … la luz que nos calienta, esa luz que nos entra por el cristal de la ventanilla parados en medio de la urbe, generada para ser cuevas colectivas de personas anodinadas que se cubren con el manto de la pereza y de la desidia, del miedo a abrir los ojos para no romper su ceguera, para no calmar sus lloros, porque al ser victimas nos hacemos, nos juzgamos, inocentes...qué comodidad serlo.. piensan quienes matan su Alma y le irritan, envidian y por ende critican a quienes cierran los ojos para sentirse.. para vivirse…para agitarse.

Cerramos los ojos, sentimos el calor que nos viola por cada poro.. .y sentimos como el Alma sonríe y salta, se regocija y chapotea en nuestro interior… y sonreímos ,sonreímos y sentimos … la piel se nos eriza… y los ojos se nos humedecen… y gritamos por dentro … y todo se convierte en dulce armonía, y fluimos hasta el orgasmo de nuestra alma , y entonces nos convertimos en LUZ y destruimos la cueva o la dejamos atrás llena de quienes hibernan… que más da porque ahora ya somos ALMA.