viernes, 25 de mayo de 2012

¿Mandar o Dirigir?



“¿Qué es ser Jefe? El Jefe es el que manda y los demás obedecen” ¿Le suena? Está conversación es frecuente y la escuchamos en distintos foros y de personas variopintas, y lo cierto es que todavía queda en la retina de muchos la imagen de décadas anteriores en las que parecía que el “Jefe” que no sigue el estilo de bastón sobre bastón, es endeble y su empresa está destinada al fracaso. ¿Es así? ¿Qué opina usted? ¿En qué consiste mandar bien para usted?

Jean Bertin, recoge de manera escueta su arte de mandar bien con dos premisas:
  • Saber dar órdenes 
  • Conseguir que se ejecute 

¿Quiere decir que dos premisas bien aplicadas son la panacea absoluta? Seguramente no, y surgen dificultades y problemas, a los que contribuye aplicar otros principios elementales a la par de complementarios.

Este tipo de acciones de gestión de empresa, son cada día más evidentes y oportunas entre el tejido empresarial, que ven en su arte de mando una de sus principales tareas, y de hecho es grato al asistir a charlas y seminarios, el ver el alto grado de implicación e interés de muchos de los directivos para ser “buenos cocineros” a la hora de aliñar las relaciones interpersonales en sus empresas, siendo el arte de mandar la sal que equilibra en muchas ocasiones el buen sabor del plato de cada día.

¿Mandar o dirigir? ¿Líder autoritario o líder Coach? ¿Qué prefiere? ¿Cómo serlo y hacerlo? La respuesta cada vez es mayor en un mismo sentido, y así lo percibo en las jornadas de formación y desarrollo de ejecutivos que tengo la oportunidad de impartir. Y tal es la experiencia positiva  y obtención de resultados deseados que me ha movido al final de esta semana, casi como si de un ejercicio personal se tratase,
 a escribir este artículo con la vocación de ser mi "granito de arena" en evolución hacia una mejora continua y práctica del Arte de Mandar.

lunes, 21 de mayo de 2012

Yo gestiono, tú cambias







Las listas de los más ricos del planeta, artistas individuales de fama y renombre, el individualismo ensalzado por la nueva ola, para algunos, otros empeñados en maquillar una falsa modestia, puede hacer ver el éxito en la ecuación Mi éxito = Mis virtudes, ahora bien ¿cuan de cierto hay en tal fondo de pensamiento ?

Lo cierto es que la proclama de exceso de egocentrismo, bien seas gerente, agente comercial, técnico en tu materia, auxiliar... en al que al mirarnos en el espejo de nuestras pequeñas victorias le damos el acento a nuestro ego y virtud, incluso pese a que queramos dar un discurso distante a ello, choca radicalmente con la realidad empíricamente testada, tal y como resumió Aristoteles “El hombre es un ser social por naturaleza”.

Parate a pensar por un momento en aquellas relaciones que te anclan, tu norte, tu volver, aquellas personas que pese a estar meses, años sin sincerarte con ellas, o a veces sin siquiera tener un trato demasiado fluido, están ahí y vuelven a escena cuando la batalla empieza a ser sangrante ¿qué serías tú sin ellas? ¿qué serían ellas sin ti? 

Por mucho que nos empeños, Superman y los super heroes son lo que son, ficción, y cada uno de nosotros, independientemente del nivel de responsabilidad que “creamos” tener somos fruto de las relaciones interpersonales, y ante ello puedes elegir hacer relaciones interpersonales o exigirlas, es la diferencia que radica entre las personas proactivas y las reactivas ¿qué prefieres ser? 

En una ocasión un alumno me comento “Es que si yo no propongo, si me quedo esperado a que los demás den el primer paso ¡Nadie lo da!” ¿Cierto o falso? Puede ocurrir que en ocasiones los demás escojan caminos distintos a nuestros deseos ¿cómo conseguir que se alienen con nuestras “motivaciones”? 

Las relaciones interpersonales requiere que nuestras intenciones se fundamenten en saber comunicar 

  • Intenciones 
  • Prioridades 
  • Conducta coherente
Todo ello atemperado con un ingrediente maestro, tal como la sal en la comida, ESCUCHA, ¿Cómo?

  • Tienes a tu cargo a personas ¿cuando fue la última vez que tomaste de tu tiempo para escuchar a tus colaboradores? 
  • Tratas con clientes ¿escuchas o piensas en que le quieres decir antes de que ni tan siquiera te hablen? 
  • Piensa ¿cuantas veces en el día de hoy te han contado algo y has respondido con una experiencia personal? ¿Cuantas veces tu respuesta a empezado por “A mí me paso...” “Yo lo hago de esta manera...” “ Yo pienso que....”
Las relaciones interpersonales son el germen, cultivo de éxitos “Dime con quien andas y te diré quien eres” reza el refranero español... “Dime de quien te rodeas y cómo lo haces, en ello estará tu mañana” Me atrevería a decir.

Empresas de éxito las hay, las hubo y las habrá, y en ellas hay un denominador común que todas ellas estén dentro de ese quid pro quo, la selección natural hará el resto ¿Donde estás tú IN or OUT?

martes, 8 de mayo de 2012

Elegido para Aplaudir





Dando una charla el otro día a los empleados y directivos de una empresa de servicios de cierto impacto en la provincia de Alicante, me llamó la atención la actitud de muchos de ellos, pues pese a la abrasión que deben soportar en la primera línea de batalla todos los días, tenían un actitud de entrega y entusiasmo fuera lo fuera lo que les tocase hacer.

Fue entonces cuando me sentí impulsado a compartir con ellos la historia que leí una vez sobre El Actorcito


Un niño estaba intentando conseguir una parte en una obra en la escuela.

Su mamá contaba que el niño había puesto su corazón en ello y ella temía que no fuera elegido.

El día que las partes de la obra fueron repartidas, estaba en la escuela.

El niño salió corriendo con los ojos brillantes, con orgullo y emoción.

"Adivina qué mamá" gritó y luego dijo las palabras que permanecerán como una lección para mí:

"He sido elegido para aplaudir y animar".


Supongo que la razón por la que esta empresa sigue creciendo y motivada, y no es que sean irrealistas u optimistas enfermizos, es que han aprendido que todo ladrillo hace muro y que la actitud hasta en las pequeñas cosas cuenta para hacer grandes cosas.

domingo, 6 de mayo de 2012


Ideas locas o nuevas

You never try You never know


Frederick Heineken decidió ir a USA cuando acabo la ley seca y todo el mundo decía que la cerveza era un producto que nunca se podría internacionalizar, él no estuvo de acuerdo y diseño un plan de de mkt internacional y hoy cada segundo se abren 200 botellas de Heineken alrededor del mundo.

Aquello de que el primer paso es soñarlo suena a tópico, pero no por ello pierde su verdad. Últimamente soñar parece estar reservado solo a los incautos o a los niños, y quizás por ello muchos ambientes se han vuelto grises.

Así pues los pasos parecen dibujados por nuestro querido amigo, para aquellos que saboreamos una Heineken con nuestro entorno, y tantos otros que hoy marcan estilo, a saber:

  • Soñar
  • Diseñar 
  • Planificar un buen plan de marketing 
  • Forjar e implementar un decidido y real plan de acción 
  • Y ser perseverantes en su ejecución 


Así pues.... ¿Tienes una idea? You never try You never know!!!

jueves, 3 de mayo de 2012

Sencillo, Sencillo, Sencillo


No todo tiene que ser complicado ¿o si? 

"Quién posee la rara virtud de ser en verdad grande en las pequeñas cosas, ser en verdad noble y heroico en los detalles insípidos de la vida cotidiana, merecería ser canonizado". (Harriet Beecher Stowe)
La mayoría de la gente que intenta demostrar su arte o habilidad con grandes grandilocuencias, hasta el punto de hacerlo complicado y pomposo, tiene la sensación de haber dado una lección de Aptitud, y en realidad no se dan cuenta de que con ello están perdiendo el placer de hacerlo fácil y disfrutar de ser parte íntima del todo, como decía Bruce Lee (tan renombrado tras un no muy lejano anuncio) "Be water".

El estar tan absorto en hacer la jugada perfecta, el gesto perfecto, la estrategia más compleja, puede llevarte a tener una falsa sensación de éxito y de éxtasis creativo, no obstante, la realidad es que con ello dejas de lado la capacidad de darte cuenta de lo que sucede a tu alrededor, y eso hacer que pierdas oportunidades, ocasiones, e incluso sinergias con los que te asocias en cada jugada. 

Se le preguntó una vez a un colaborador de Camarón de la Isla, que es lo que lo convertía a su juicio en un Genio, su respuesta fue grandiosa, porque era tan sencilla como complicada “¿tú presumes de tener un brazo? No, porque lo ves normal, pues de la misma manera veía Camarón todo lo que hacía normal y fácil” . Lo cierto es que puede gustarte más o menos este artista o la música que hacía pero lo que sí que ha quedado marcado en el tiempo (o al menos eso dicen los entendidos) es que fue uno de los grandes, un Genio, que hacía lo complicado fácil. 

Cómo dice un buen amigo mio que juega de medio centro al fútbol como profesional, “El primer pase fácil, el segundo fácil, el tercero fácil.....” y cuando lo vemos jugar desde la grada pensamos, "Gracias Marcos por hacer lo complicado … fácil".