jueves, 3 de mayo de 2012

Sencillo, Sencillo, Sencillo


No todo tiene que ser complicado ¿o si? 

"Quién posee la rara virtud de ser en verdad grande en las pequeñas cosas, ser en verdad noble y heroico en los detalles insípidos de la vida cotidiana, merecería ser canonizado". (Harriet Beecher Stowe)
La mayoría de la gente que intenta demostrar su arte o habilidad con grandes grandilocuencias, hasta el punto de hacerlo complicado y pomposo, tiene la sensación de haber dado una lección de Aptitud, y en realidad no se dan cuenta de que con ello están perdiendo el placer de hacerlo fácil y disfrutar de ser parte íntima del todo, como decía Bruce Lee (tan renombrado tras un no muy lejano anuncio) "Be water".

El estar tan absorto en hacer la jugada perfecta, el gesto perfecto, la estrategia más compleja, puede llevarte a tener una falsa sensación de éxito y de éxtasis creativo, no obstante, la realidad es que con ello dejas de lado la capacidad de darte cuenta de lo que sucede a tu alrededor, y eso hacer que pierdas oportunidades, ocasiones, e incluso sinergias con los que te asocias en cada jugada. 

Se le preguntó una vez a un colaborador de Camarón de la Isla, que es lo que lo convertía a su juicio en un Genio, su respuesta fue grandiosa, porque era tan sencilla como complicada “¿tú presumes de tener un brazo? No, porque lo ves normal, pues de la misma manera veía Camarón todo lo que hacía normal y fácil” . Lo cierto es que puede gustarte más o menos este artista o la música que hacía pero lo que sí que ha quedado marcado en el tiempo (o al menos eso dicen los entendidos) es que fue uno de los grandes, un Genio, que hacía lo complicado fácil. 

Cómo dice un buen amigo mio que juega de medio centro al fútbol como profesional, “El primer pase fácil, el segundo fácil, el tercero fácil.....” y cuando lo vemos jugar desde la grada pensamos, "Gracias Marcos por hacer lo complicado … fácil".





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario