jueves, 31 de enero de 2013

"Quien tiene un amigo tiene un tesoro"















Dicen que el refranero español siempre trabaja, y en este caso podemos hacer de este refrán un lema para aumentar ventas “Quien tiene un cliente tiene un tesoro”.

Lo cierto es que la situación de estos últimos años arrojan muchas lecciones, pero una de las que todos sabíamos y que quizás habíamos obviado es que el activo más importante para una empresa es en realidad sus clientes porque de ellos surge todo lo demás y lo demás no existe sin ellos. ¿Cómo invertir en esto o aquello si no contamos con ventas? ¿Cómo perfeccionar o avanzar en esta o aquella línea si no tenemos ventas? ¿Cómo tener ventas si no tenemos realmente clientes sino meros compradores?

Podemos pensar en “Vamos a hacer líneas de trabajo para captar más clientes” Y es necesario el crecer en número de clientes, pero esto no lo haces tú solo también lo hace la competencia y ¿has pensado alguna vez que los clientes actuales de tu empresa son la base de esos nuevos clientes que están tratando de captar tu competidores?


Vender tiene que ver mucho con seducir, y podemos seducir y tener éxito pero otra cuestión es conseguir una relación estable y de pareja, porque una vez ha surgido ese amor ¿Cómo lo mantenemos vivo?  La relación con el cliente es comparable a calentar agua en una cazo, al principio le damos gran intensidad al fuego y después una vez hierve no lo dejamos ahí y damos por hecho que se mantendrá el agua caliente por toda la eternidad, sino que bajamos la intensidad del fuego que lo calienta, pero lo mantenemos constante.

Aumentar ventas es posible y además lo podemos hacer invirtiendo menos recursos, teniendo que pedir menos a nuestro financiero, y generando mayor competitividad, creciendo con nuestro mayor activo que son nuestros clientes.