sábado, 29 de junio de 2013

El PRECIO de ser JUAN PALOMO




“Hoy me ha llamado mi hermana porque se le había roto una pieza del cinturón de seguridad de su coche, y ha ido al taller y le han presupuestado el arreglo con pieza puesta 120 €(iva incluido)... Le he dicho ¡Ni se te ocurra eso te lo arreglo yo por menos! Así que he llamado a un almacén de segunda mano de un pueblo que está a 25 kilómetros de aquí y me daban la pieza por 20€, así que he ido allí se lo he traído a mi hermana y en un taller cercano se lo han colocado, y en total ha pagado 70€, he perdido toda la mañana pero bueno, ya recuperaré el fin de semana”

Esta conversación la escuché hace poco en un restaurante mientras comía, y un contratista de reformas le explicaba a su cliente (el restaurante) porque no había podido ir (como había quedado) a hacerle las reformas en el local.

Así que en resumen hice cuentas rápidas: 70€ pagados, más 50 km de gasolina, más toda una mañana sin poder trabajar, más un cliente con el que quedas “regular”, más un fin de semana que pierdes... Al otro lado, 120 € al taller, puesto en 30 minutos, sin viajar a otro lugar sin dejar de atender al cliente y sin perder el fin de semana.

La pregunta es ¿realmente compensa? La pregunta racional es NO, pero nuestro protagonista de la historia lo decía a boca llena y orgulloso del “ahorro”.... Y me hizo pensar ¿Cuanto valen realmente las cosas?

Ahora está de moda el hecho de querer ser “Juan Palomo yo me lo guiso yo me lo como” bajo el pretexto de “las cosas están muy mal y tengo que rebajar gastos”, y la cuestión es ¿qué dejas de hacer o atender mientras haces de Juan Palomo? ¿cual es tu actividad natural, eso que te hace generar ingresos? ¿cuanto pierdes por cada minuto que no lo dedicas a tu trabajo principal?

Cierto es que la situación es complicada, y cuanto más complicada precisamente es el momento en el que tu atención, esfuerzo y energía debe estar optimizada y volcada en generar, y eso nace de tu actividad principal.

Más con menos... esa es la idea, cuando estés confeccionando tu agenda, prioriza y detecta ¿cuales son todas estas tareas que no me suman en mi actividad principal? Recuerda todo lo que no suma resta.

lunes, 3 de junio de 2013

¿Cuanto le cuesta tu MIEDO a tu EMPRESA?



Ok, lo reconoce ahora todo el mundo hace preguntas como estas, y podemos quedarnos hablando hasta filosofando de este tema o podemos dar una respuesta practica que nos lleve a resultados ciertos.

Como dato el 28% de la jornada de un trabajador medio americano (disculpad pero son los datos más accesibles que he encontrado o buscado) se pierde en distracciones, y eso se eleva de forma exponencial cuando se da el caso de que sus pensamientos están en el miedo a perder su empleo, no poder pagar los gastos de su economía doméstica o miles de miedos que cada uno se arroga y pone el la primera línea de su pensamiento en tiempos turbulentos.

Así que ya tenemos un dato, si un trabajador le cuesta a su empresa unos 1.000 € , pues que sepa que puede estar perdiendo una rentabilidad de 280 € por cada trabajador ¿dato exacto? No, solo orientativo, pero lo cierto es que cuando uno ve datos, le ayudan a concretar y eso le posiciona y le mueve a actuar. Y he aquí una de las claves de superar tiempos turbulentos, ser claros y concretos.

En hilo a este pensamiento esta semana de viaje comercial y de due dillegence legal para clientes del despacho en el que tengo el gusto de trabajar ( www.grupotyt.es ) , me venían a la cabeza la cantidad de empresas que al proponer un reinventarse o un expandirse les entra el pánico, lo que algunos llaman el complejo de Peter Pan, porque tienen miedo a hacerse mayores, a que su compañía crezca, y hasta en ocasiones tienen tal ansiedad que les hace hacer comentarios irreflexivos, desde luego, que les alejan de su solución, por ejemplo, la semana pasada conseguimos para un cliente una empresa que quería comprar sus productos en y para el Reino Unido, ante lo que acudimos prestos a informarlo a nuestro cliente con entusiasmo (no sé trabajar sin esa pasión ) , el comprador quería hacer una compra de un camión de prueba y después generar un calendario de pedidos ¿sabéis la respuesta? “Gran noticia ¡genial !”.... Pues no, fue más bien “Si no me garantizan la compra un camión semanal no les mando ni el de prueba” .
Miedo por un momento turbulento que lleva a ansiedad, ansiedad que lleva a irreflexión, irreflexión que lleva a mala decisión, mala decisión que tiene como consecuencia generar y agravar situaciones turbulentas.

¿Cómo parar esa cadena? Claridad y Concretar ¿Cómo? Pues valga para ello otro ejemplo que hace pocos días que me comentaba un compañero del despacho. Me decía que sus padres en un momento de su historia vital montaron una cafetería, y pensaron que tenían que tener un producto que les identificase, que les diera valor que fuera su sello, el porque que hacía que los clientes fueran leales y satisfechos a la par. Pensé , buen paso esencial, poco frecuente a la vez en las empresas, y me atreví a adivinar que la historia acabaría bien.

Así que partiendo de esa base analizaron que no había cafeterías en su entorno que hicieran buen café, sé que suena curioso que un negocio cuyo nombre es Café tal o más cual trate de manera indigna su principal producto comunicativo pero todos sabemos que no es habitual tomar buen café. Por ello decidieron pasar todo un día estudiando y aprendiendo a hacer un buen café con la máquina y la materia prima que tenían, lo hicieron hasta lograr su ecuación su pócima que cautivase a los clientes. ¿Sabéis el resultado? Supongo que os lo imagináis, la gente iba a su negocio por el buen café.

Dedicaron tiempo a eliminar la incertidumbre de qué ofrecer o cómo hacer que su negocio funcionará, a su nivel pues el éxito no siempre es tener franquicias con tazas que vendas con tu nombre. Analizaron y marcaron un método con un objetivo claro, lo tenían claro y concreto, y eso les ayudó a ofrecer un producto de valor con confianza y sin ansiedad.

¿Tienes miedo? ¿Tu empresa está pasando por turbulencias? Parate y piensa ¿cuanto te cuesta no hacer nada por el miedo? ¿Qué objetivo, más allá de que alguien te deje dinero, tienes para generar? Y ¿qué acción/es claras y concretas vas hacer para tener información reducir la incertidumbre y eliminar el miedo?