jueves, 30 de noviembre de 2017

Aún quedan muchos Julios por vivir


Permíteme retarte
encara mi provocación
sé valiente en la medida en que lo es mi cobardía
y déjame nombrarte con desprecio
y pese a todo ello no te vayas

Que tu fiel compañero que amartilla mi ilusión
que tiene el placer de correr y pararse a su antojo deje de hacer su trabajo conmigo

Arrancaré mi grito más sordo,
apretaré los puños de mi voluntad
y la piel eriza la del enemigo que tan seguro se presenta ante mi en estas afrentas

Sentado en la silla, que cruje ... Quizás cansada de ser testigo invisible de tantas esperas.

Anhelo que está sea una de aquellas que llamo a júbilo a la sala.
que sea aquella de esas historias que miremos juntos en la sobremesa de una hoguera y nos hagamos fuertes con mirarnos sin hablarnos...

Que del pasado escriben los necios que moldean a su querer lo que quisieron ver...
Que del presente nadie se fija , todos lo ignoran...
Yo hoy te provoco... Esperanza para escribir el futuro , para resistirme al poder del miedo.

Esperanza,

Esperanza... suma de espera y fortaleza, a ella llamo cuando la espera no se va y mi fortaleza no llega.

Va por ti.... no te vayas... aún quedan muchos Julios en nuestro calendario .